Vida NEWS El Paso Tx: Marcha anti Trump catapulta a O’Rourke hacia candidatura

Beto O’Rourke no pronunció una palabra sobre el 2020 aquí el lunes por la noche, pero no tuvo que hacerlo.

Se le reconozca o no, el importante papel de O’Rourke en la respuesta de su ciudad natal a la visita del presidente Donald Trump lo catapultó como un potencial candidato presidencial para 2020, proporcionando, en la cobertura, una “pantalla dividida” con el mandatario a quien podría terminar enfrentando. El contraste fue vívido cuando O’Rourke lideró una marcha rival y una concentración, a pasos del lugar del mitin de Trump y casi al mismo tiempo, y dejó a sus partidarios convencidos de que el ex congresista y candidato al Senado está      más que listo para saltar al escenario nacional.

“Él es un paseño antes de cualquier cosa, y hoy simplemente nos muestra a nosotros, y a la nación, lo que está dispuesto a hacer, y no creo que se detenga aquí”, dijo Carlos Dobler, un estudiante universitario de 24 años. Dobler salía del mitin de O’Rourke acompañado de un grupo de personas que incluía al menos un cartel “Beto 2020”. “No creo que se detenga en la frontera. Hay algo más adelante para él”.

O’Rourke alimentó la especulación en el 2020 de nuevo hace una semana cuando reveló en una entrevista con la magnate de los medios Oprah Winfrey que decidirá sobre una campaña presidencial para fines de mes. Pero el lunes, O’Rourke evitó deliberadamente participar en la fiebre por el 2020, respondiendo a las preguntas de los reporteros sobre la contienda rumbo a la Casa Blanca, al centrar la atención en el hecho de que El Paso se unió para rechazar la desinformación que ha generado Trump sobre la ciudad.

“Mantengámonos concentrados en dónde estamos ahora en 2019, una gran oportunidad para que El Paso cuente su historia”, dijo O’Rourke a The Texas Tribune cuando le preguntaron qué diría a los partidarios que coreaban frases como “Lánzate, Beto, lánzate”. a lo largo del lunes por la noche. “¿Y sabes qué? El presidente nos hizo un favor. La atención que ha traído a su comunidad, las mentiras que ha dicho, suplica una respuesta y esta comunidad la proporciona. Es algo poderoso, honesto, pacífico y es una de las cosas más hermosas que he visto”. En una conferencia telefónica horas antes del mitin, O’Rourke se mostró igualmente desinteresado en alimentar el entusiasmo de 2020. Al preguntársele si sentía que el presidente lo estaba desafiando personalmente al celebrar su mitin en El Paso, O’Rourke dijo que no lo sentía así y argumentó que Trump estaba “aquí en un esfuerzo por usar a esta comunidad como apoyo para defender el muro fronterizo”. Cuando se le preguntó si el evento le pareció un preludio a una candidatura a un cargo más alto, O’Rourke dijo que no.

“Voy a seguir el liderazgo de la comunidad”, dijo O’Rourke, “y de eso se trata esta noche, nada menos y nada más”.

A pesar de la evasividad de O’Rourke, abundaron los signos de su potencial candidatura a la Casa Blanca. Durante la marcha, parecía haber tantos cantos sobre él y 2020 como sobre Trump y el muro fronterizo. Fuera del parque donde habló O’Rourke, los asistentes pudieron comprar camisas, prendedores y sombreros con el logo de la campaña 2020. Y en el camino, los partidarios portaban carteles con variaciones de “Beto 2020”, algunos improvisados basados en los que utilizó en 2018 para colocar sobre el jardín en el frente de las casas. Trump y los republicanos de Texas trataron de aprovechar la noche para hacer añicos las ambiciones de O’Rourke en 2020 en la pista, aprovechando las variadas estimaciones del tamaño de la multitud para argumentar que no podía obtener una mayor participación que el Presidente en su ciudad natal. “Diría que ese puede ser el final de su candidatura presidencial”, dijo Trump dentro de su mitin, donde incorrectamente le dijo a la multitud que O’Rourke había atraído a 200 o 300 personas a su evento.

Independientemente de las multitudes, hubo amplia evidencia el lunes por la noche de que la carrera política de O’Rourke –o el poder de los astros–, no se había desvanecido significativamente. Nunca se le alejó un grupo de ex ayudantes de su campaña por el Senado, y también fue seguido por Annie Leibovitz, la fotógrafa mundialmente famosa, por no mencionar una falange de otros medios nacionales.

En un signo del alcance local de de O’Rourke, el otro demócrata de Texas en la conversación de 2020, Julián Castro, ya candidato, no intentó competir por el centro de atención en El Paso, sino que lanzó un video en otra ciudad fronteriza, Eagle Pass. Frente al cruce fronterizo donde su abuela llegó a Texas en 1922, Castro predijo que Trump “crearía un circo de miedo y paranoia” en su mitin de El Paso, y agregó a los espectadores: “No muerdan el anzuelo”. Castro estaba programado para aparecer en CNN durante el mitin de Trump.

Sin embargo, por ahora, O’Rourke atrae un interés mucho más intenso en Texas y en todo el país, tanto que al menos un activista de los estados de votación anticipada, Jay Surdukowski, hizo el viaje a El Paso para ver el fenómeno de O’Rourke en persona el lunes. Surdukowski, un abogado de New Hampshire que copresidió la campaña 2016 de Martin O’Malley en el estado, recientemente organizó un evento en su hogar para uno de los grupos que buscan integrar a O’Rourke en la contienda. “Él es la pura verdad”, dijo Surdukowski momentos después de que O’Rourke terminara de hablar el lunes por la noche. “Realmente tienes que estar aquí en persona”.

Surdukowski agregó: “Creo que en New Hampshire sería extraordinariamente bien recibido. No sé en qué lugar podríamos ubicarlo porque solo atraerá multitudes”.

Por ahora, los fanáticos de O’Rourke tendrán que esperar un poco más por su decisión de 2020, y mientras que la entrevista de Oprah les dio nuevas esperanzas, O’Rourke no dio ninguna nueva pista el lunes por la noche. De hecho, cerró su discurso con una línea similar a la del final del que pronunció durante la noche electoral en noviembre.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *